lunes, 5 de septiembre de 2011

INCENDIOS

¿Quién es el responsable de estos hechos?

Podemos adjudicárselo a miles de personajes eventuales, a "La Niña"o a un anónimo y difuso cambio climático, argumentos estos utilizados la más de las veces para evadir obligaciones y derechos, por parte de quienes cuentan para ello, con el poder necesario para ejercerlos, son los mismos que por acción u omisión maliciosa, utilizan el patrimonio público para exclusivos beneficios sectoriales.

Es casi lo mismo que responsabilizar a los niños, a un visitante ocasional o anual , por lo que sucede sistemáticamente en un hogar.

El deterioro ambiental en nuestra provincia es grave, ocasionando la perdida o disminución de valiosísimos recursos, como el agua, la fertilidad del suelo y la energía limpia.

Algunos pocos, se benefician con el mal de muchos, vieja política aplicada en Córdoba hasta el presente, sin distinción de banderías partidarias, estado al cual los cordobeses consideramos “normal” mas que por tradicionalistas, lo hacemos por comodidad cortoplacista.

.
El desmonte activo o pasivo debe detenerse drásticamente, implementando para ello políticas de fondo y no una infinidad de casi inútiles aunque vistosos parches de represión del delito, el que es fomentado tácitamente por las políticas oficiales implementadas hasta el momento, las que vistas con detenimiento desenmascaran, a los mas peligrosos y auténticos delincuentes de guantes blancos de nuestra sociedad mediterránea.

Córdoba es la provincia de Argentina más deforestada, se destruyeron el 94% de los bosques y monte nativos, un plan de manejo de los recursos hídricos, forestales y agrícola-ganaderos, en la práctica “no existe”, en especial en “temporada de incendios” donde el malo de la película, el fuego voraz, aparece dramática e “irremediablemente” en escena, cuando es poco lo que se puede hacer para paliar la situación.

La creación de cortinas de árboles y arbustos de hoja perenne ( Lithraea molleoides, Schinus fasciculata) siguiendo las curvas de nivel del terreno, dispuestas en sentido este-oeste, asistidas por sistemas de riego por goteo y debidamente resguardadas del ganado, contribuirían en buena medida a disminuir la dispersión de voraces incendios, mejoraría la retención e infiltración del agua de lluvia en el terreno, disminuiría el efecto de la erosión hídrica y eólica y constituiría un buen recurso forestal.

Algunos aducirán que esta es una especie de lento crecimiento, en cierta medida lo es cuando crece expuesta a fuertes vientos, heladas sumamente intensas o no dispone de la humedad y/o del suelo lo suficientemente fértil, a la vez que es utilizada habitualmente como forraje invernal por el ganado serrano.
Estas condiciones extremas, puede paliarse mediante el sistema de riego por goteo, sobre todo en sus primeras etapas de desarrollo, logrando de este modo un crecimiento relativamente rápido, en función de las condiciones ambientales.



Molle
Foto: www.herbotecnia.com.ar/images%5Cmolle1.GIF


domingo, 31 de julio de 2011

BIOCULTURA

La Biocultura es el conjunto de informaciones y habilidades que nos permiten tener la capacidad de acciòn sobre nosotros mismos y en relaciòn con la vida, discerniendo valores o significaciònes, para traducirlos en hechos creativos.


Utilizamos para esto dos vìas sinèrgicas*:


a) Reducir:

     1-  Utilización innecesaria de recursos.
     2-  Desorganización de los sistemas vitales.
     3-  Empobrecimiento social y biológico.
     4-  Dependencia de modelos propensos a la degradación.
     5-  Pérdida de sinergia*

b) Desarrollar:

1-  Optimización del uso de los recursos.
2-  Integración y respeto medioambiental.
3-  Sostenibilidad.
4-  Autonomía.
     5-  Interactividad.

* Sinergia: Incremento de la acción de diversos elementos debido a que actúan conjuntamente.


De la combinación de estas dos vertientes, surgen las siguientes consignas:

*Percibir y procesar información.

*Considerar modelos o patrones naturales.

*Transformar conflictos en oportunidades.

*Actuar con la naturaleza, no contra ella.

*Cooperación en vez de competitivismo.

*Mínimo cambio para el máximo beneficio.

*Multifuncionalidad.

*Crear diversidad concordante. 

*Utilizar recursos orgánicos.

*Aumentar el efecto de borde o ecotono.

* Utilizar recursos locales, para necesidades regionales.

*Reciclar.

Estas pautas, se ejecutan de diversos modos o combinaciones creando modelos adaptados en función de cada espacio, considerando la mayor cantidad de relaciones ecológico-culturales posibles, aplicando técnicas adecuadas a cada circunstancia, las cuales tienen como función acrecentar y proveer eficazmente elementos y situaciones adecuadas para el sostén de la vida, ejerciendo pràcticas o actividades que además de saludables, resultan convenientes, gratificantes, educativas y ejemplares.




miércoles, 27 de julio de 2011

INTENTO

 (Melanerpes cactorum)
San Marcos. 
Córdoba.

 La mirada de un niño, el aletear de una mariposa o el canto de un grillo, pueden cambiar el desenlace de acontecimientos que aparentemente no tienen relación. 


Duilion E. Brunello


lunes, 27 de junio de 2011

HUERTA FAMILIAR

Foto: jardineria.pro
Los sistemas industriales y comerciales,  no siempre proveen a todos los "estratos" sociales de productos alimenticios sanos,  económicos y de bajo impacto ambiental, excluyendo así a amplios sectores de nuestra sociedad de estos beneficios.
La industrialización de la producción agrícola y  la concentración de la población en grandes ciudades, ha acrecentado la desvinculación de los habitantes de zonas urbanas y suburbanas, de la generación directa de alimentos y productos de origen natural, relegándolos al rol obligado de consumidores, cada vez mas dependientes de crisis financieras y vaivenes del mercado, los cuales se abastecen con mercancías de sitios cada vez mas remotos donde son producidas merced a un alto costo ambiental mediante  complejos sistemas  industriales o monocultivos, en los que se requiere la aplicación de agroquímicos a gran escala.
El consumo desequilibrado  de recursos  a generado graves alteraciones ecológicas a nivel planetario, desencadenándose al mismo tiempo una  crisis energética mundial que repercute en el precio y sanidad ambiental de la producción en especial la agropecuaria, fenómenos estos sobre la que el ciudadano común debe adoptar una posición activa, através de la producción y consumo en pequeña escala de productos regionales de bajo costo de intermediación o transporte y  de alta sanidad alimenticia y ambiental, fomentando la autonomía alimentaria y el intercambio vecinal. 

Duilio Brunello

viernes, 18 de febrero de 2011

LIDERAZGOS


Buenos Aires Villa. 
rastreadordenoticias.com 
 Los seres vivos estamos organizados de distintas formas, nuestra fisiología y conducta existen en función de una menor o mayor integración al medio natural.
Los distintos condicionamientos biológicos o culturales diversifican los comportamientos ante las circunstancias, lo que permite la existencia de roles o funciones  diferenciadas entre las que podemos clasificar dos actitudes básicas divergentes y complementarias:
a)      Modificar nuestras necesidades en relación a lo que el medio ofrece (rol receptivo).
b)      Modificar al medio en relación a nuestras necesidades (rol activo).
El “éxito” de la especie humana se debe a la capacidad de combinar ambas estrategias en especial la ultima, que propicia la construcción de herramientas, objetos que permiten aumentar capacidades, sin la compleja y lenta evolución orgánica (que permitiría una readaptación gradual de lo natural) sacando así una “ventaja” relativa respecto al medio del que somos parte.
Los torneos, competencias, luchas, bailes, rituales, cantos, la posesión de formas o colores simbólicos son en definitiva demostraciones u ostentación de fuerza, experiencia y capacidad de servir a los requerimientos de cada especie, en el mundo animal, tienen como objeto la predominancia reproductiva y territorial de los individuos o comunidades que utilizan con mas eficacia la combinación de ambas estrategias, las mismas que son utilizadas por nosotros los humanos para establecer nuestras jerarquías sociales, roles, funciones y liderazgos.
Si bien utilizamos los mas complejos sistemas de torneos, competencias, luchas, bailes, rituales, discursos, siluetas, símbolos, objetos o tecnologías, siempre con el mismo fin, estamos perdiendo lo esencial a la hora de establecer prioridades, rangos y liderazgos, confundidos o manipulados con estos intrincados sistemas de códigos y señales, casi siempre inconscientes seguimos o somos arrastrados por conductas antisociales dejando de lado a la capacidad de servir a las necesidades básicas, de las personas que componen comunidades y la especie en general (social por naturaleza), reduciéndonos a intereses individuales y sectoriales de corto plazo, que se oponen a nuestro auténtico instinto de conservación, anula nuestro raciocinio y exalta nuestro miedo a nosotros mismos, dividiéndonos para ser utilizados por  “ jefes”  para su beneficio exclusivo, llegando con esta actitud a poner en riesgo el futuro de casi todos los seres vivos en este planeta.
Cambiaremos esta situación cuando podamos reconocer a los verdaderos líderes,  los que estan al  servicio de todos y no a aquellos para los que todos estan a su servicio.
La autoridad deriva no solo de tener capacidad, sino primordialmente, de utilizarla al servicio del prójimo.
Es tiempo de cambiar nuestro sistema de valores, recompensando a los que toman lo necesario, lo cuidan y con esto dan  más, no a los que  más consumen, más acumulan y menos devuelven.
Todo tiene un límite.

martes, 8 de febrero de 2011

LOS 4 ENEMIGOS DEL CONOCIMIENTO

"En nuestras conbersasiones, don Juan usaba a menudo la frase "ombre de conosimiento", o se refería a ella, pero nunca explicaba qué quería desir. Inkirí al respecto.
‑Un ombre de conosimiento es alguien que a segido de berdad las penurias de aprender –dijo-. Un hombre que, sin apuro, sin bacilasión a ido lo más lejos que puede en desenredar los secretos del poder y el conosimiento.
‑¿Puede cualquiera ser un hombre de conosimiento?
-No, no cualkiera,
-¿Entonses qué debe aser un ombre para bolberse hombre de conosimiento?
-Debe desafiar y venser a sus cuatro enemigos naturales.
-¿Será un ombre de conosimiento tras derrotar a estos cuatro enemigos?
‑Si. Un ombre puede llamarse ombre de conocimiento sólo si es capaz de bencer a los cuatro.
-Entonces, ¿puede cualkiera que benza a estos enemi­gos puede ser un hombre de conosimiento?
‑Todo el que los benza se conbierte en un hombre de conosimiento.
‑¿Pero ay rekisitos espesiales ke un ombre debe cumplir antes de luchar con estos enemigos?
‑No hay rekisitos. Cualkiera puede tratar de llegar a ser hombre de conosimiento; mui pocos llegan a serlo, pero eso es natural. Los enemigos que un hombre encuentra en el camino para llegar a ser un hombre de conosimiento son de beras formidables, de berdad poderosos; i la ma­yoría, pues, se pierde.
‑¿Qué clase de enemigos son, don Juan.
Se negó a ablar de los enemigos. Dijo que pasaría largo tiempo antes de ke el tema tubiera algún sentido para mí. Traté de mantener bibo ese tema, i le pregunté si pen­saba que yo podía bolberme ombre de conosimiento. Dijo que nadie podía desir eso de seguro. Pero yo insistí en preguntar si había algunas pistas ke él pudiera usar para determinar si yo tenía o no oportunidad de conbertirme en un ombre de conosimiento. Dijo que dependería de mi batalla contra los cuatro enemigos ‑de si podía yo benser­los o salía bencido‑ pero que era imposible predesir el resultado de esa lucha.
Le pregunté si podía usar vrujería o adibinación para ber el desenlase de la batalla. Dijo terminantemente que los resultados de la contienda no podían anticiparse por nin­gún medio, porque bolberse ombre de conosimiento era cosa temporal. Cuando le pedí explicar este punto, replicó:
‑Ser hombre de conosimiento no tiene permanensia. Uno no es nunca en realidad un ombre de conosimiento. Más bien, uno se ace ombre de conosimiento por un ins­tánte muy corto, después de benser a las cuatro enemigos naturales.
‑Debe usted decirme, don Juan, ké clase de enemigos son.
No respondió. Insistí de nuebo, pero él abandonó el tema y se puso a hablar de otra cosa.

Domingo, 15 de abril, 1962
Cuando me disponía a partir, desidí preguntarle una vez más por los enemigos de un ombre de conosimiento. Aduje que no podría regresar en algún tiempo i serla buena idea escribir lo ke él dijese i meditar en ello mien­tras estaba fuera.
Titubeó un rato, pero luego comenzó a ablar.
‑Cuando un ombre empieza a aprender, nunca sabe lo que ba a encontrar. Su propósito es defisiente; su inten­sión es baga. Espera recompensas que nunca llegarán, pues no sabe nada de los trabajos ke cuesta aprender.
"Pero uno aprende así, pokito a poquito al comienzo, luego más y más. Y sus pensamientos se dan de topetazos y se unden en la nada. Lo ke se aprende no es nunca lo que uno creía. Y así se comienza a tener miedo. El conosimiento no es nunca lo que uno se espera. Cada paso del aprendizaje es un atolladero, i el miedo que el hombre experimenta empieza a creser sin misericordia, sin seder. Su propósito se conbierte en un campo de batalla.
"Así a tropezado con el primero de sus enemigos naturales: ¡el miedo! Un enemigo terrible: traisionero i enredado como los cardos. Se queda oculto en cada recodo del camino, asechando, esperando. Y si el hombre, aterra­do en su presencia, echa a correr, su enemigo abrá puesto fin a su búsqueda."
‑¿Qué le pasa al ombre si corre por miedo?
‑Nada le pasa, sólo que jamás aprenderá. Nunca llega­rá a ser ombre de conosimiento. Llegará a ser un ma­leante, o un cobarde cualkiera, un ombre inofensibo, asus­tado; de cualkier modo, será un hombre bensido. Su primer enemigo habrá puesto fin a sus ansias.
‑¿Ké puede hacer para superar el miedo?
‑La respuesta es muy sensilla. No debe correr. Debe desafiar a su miedo, i pese a él debe dar el sigiente paso en su aprendizaje, i el sigiente, i el sigiente. Debe estar lleno de miedo, pero no debe detenerse. ¡Esa es la regla! Y llega un momento en que su primer enemigo se retira. El ombre empieza a sentirse seguro de si. Su propósito se fortalese. Aprender no es ya una tarea ate­rradora.
"Cuando llega ese momento gozoso, el ombre puede desir sin duda que a bensido a su primer enemigo na­tural."
‑¿Ocurre de golpe, don Juan, o poco a poco?
‑Ocurre poco a poco, i sin embargo el miedo se con­kista rápido i de repente.
‑¿Pero no bolberá el ombre a tener miedo si algo nuebo le pasa?
‑No. Una bez que un ombre ha conkistado el miedo, está libre de él por el resto de su bida, porke a cambio del miedo ha adkirido la claridad: una claridad de mente que borra el miedo. Para entonses, un ombre conose sus deseos; sabe cómo satisfaser esos deseos. Puede preber los nuebos pasos del aprendizaje, i una claridad nítida lo rodea todo. El ombre siente que nada está oculto,
"Asía encontrado a su segundo enemigo: ¡la claridad! Esa claridad de mente, tan difísil de obtener, dispersa el miedo, pero también siega.
"Fuerza al ombre a no dudar nunca de sí. Le da la seguridad de ke puede hacer cuanto se le antoje, porke todo lo que be lo be con claridad. Tiene balor porque tiene claridad, i no se detiene en nada porque tiene clari­dad. Pero todo eso es un error; es como si viera algo claro pero incompleto. Si el hombre se rinde a esa ilusión. de poder, a sucumbido a su segundo enemigo i será torpe para aprender. Se apurará cuando debía ser pasiente, o será pasiente cuando debería apurarse. Tonteará con el apren­dizaje, asta que termine inca paz de aprender nada más.
‑¿Ké pasa con un ombre derrotado en esa forma, don Juan? ¿Muere en consecuensia?
-No, no muere. Su segundo enemigo nomás a parado en seco sus intentos de aserse ombre de conosimiento; en bez de eso, el ombre puede bolberse un guerrero impetuo­so, o un payaso. Pero la claridad que tan caro a pagado no volverá a transformarse en oscuridad i miedo. Será claro mientras biba, pero ya no aprenderá ni ansiará nada.
‑Pero ¿qué tiene que aser para ebitar la derrota?
-Debe aser lo que izo con el miedo: debe desafiar su claridad i usarla sólo para ber, i esperar con pasiensia i medir con tiento antes de dar otros pasos; debe pensar, sobre todo, que su claridad es casi un error. Vendrá un momento en que comprenda que su claridad era sólo un punto delante de sus ojos. Así abrá bensido a su segundo enemigo, i llegará a una posisión donde nada puede ya dañarlo. Esto no será un error ni tampoco una ilusión. No será solamente un punto delante de sus ojos. Ése será el berdadero poder.
"Sabrá entonses que el poder tanto tiempo persegido es suyo por fin. Puede hacer con él lo que se le antoje. Su aliado está a sus órdenes. Su deseo es la regla. Be claro i parejo todo cuanto ai alrededor. Pero también a tro­pezado con su tercer enemigo: ¡el poder!
"El poder es el más fuerte de todos los enemigos. Natu­ralmente, lo más fásil es rendirse; después de todo, el ombre es de beras inbensible. Él manda; empieza toman­do riesgos calculados i termina haciendo reglas, porque es el amo del poder.
"Un ombre en esta etapa apenas advierte que su terser enemigo se sierne sobre él. De pronto, sin saber, habrá sin duda perdido la batalla. Su enemigo lo habrá transfor­mado en un hombre cruel, caprichoso."
‑¿Perderá su poder?
-No, nunca perderá su claridad ni su poder.
-¿Entonces ké lo distingirá de un ombre de conosi­miento?
‑Un ombre bensido por el poder muere sin saber real­mente cómo manejarlo. El poder es sólo un carga sobre su destino. Un ombre así no tiene dominio de si mismo, ni puede desir cómo ni cuándo usar su poder.
‑La derrota a manos de cualqiera de estos enemigos ¿es definitiba?
‑Claro que es definitiba. Cuando uno de estos enemigos bense a un ombre, no hay nada que aser.
‑¿Es posible, por ejemplo, que el ombre bencido por el poder bea su error i se corrija?
‑No. Una bez que un hombre se rinde, está acabado.
‑¿Pero si el poder lo siega temporalmente y luego él lo rechaza?
‑Eso qiere desir que la batalla sige. Qiere desir que todabía está tratando de bolberse ombre de conosimiento. Un ombre está bensido sólo cuando ya no ase la lucha y se abandona.
‑Pero entonces, don Juan, es posible qe un ombre se abandone al miedo durante años, pero finalmente lo conquiste,
‑No, eso no es sierto. Si se rinde al miedo nunca lo conqistará, porqe se asustará de aprender i no bolberá a aser la prueba. Pero si trata de aprender durante años, en medio de su miedo, terminará conqistándolo porque nunca se habrá abandonado a él en realidad.
‑¿Cómo puede benser a su terser enemigo, don Juan?
‑Tiene que desafiarlo, con toda intención. Tiene qe llegar a darse cuenta de que el poder que aparentemente a conquistado no es nunca suyo en verdad. Debe tenerse a raya a todas oras, manejando con tiento, i con fe todo lo que ha aprendido. Si puede ber qe, sin control sobre sí mismo, la claridad i el poder son peores qe los errores, llegará a un punto en el qe todo se domina. Entonces sabrá cómo i cuándo usar su poder. Así abrá bensido a su terser enemigo.
"El ombre estará, para entonces, al fin de su trabesía por el camino del conocimiento, i casi sin adbertensia tro­pezará con su último enemigo: ¡la bejez! Este enemigo es el más kruel de todos, el único al que no se puede benser por completo; el enemigo al que solamente podrá auyen­tar por un instante.
"Este es el tiempo en que un ombre ya no tiene miedos, ya no tiene claridad impasiente; un tiempo en qe todo su poder está bajo control, pero también el tiempo en el que siente un deseo constante de descansar. Si se rinde por ente­ro a su deseo de acostarse i olbidar, si se arrulla en la fatiga, abrá perdido el último asalto, i su enemigo lo redusirá a una débil criatura bieja. Su deseo de retirarse benserá toda su claridad, su poder i su conosimiento.
"Pero si el ombre se sacude el cansansio i bibe su destino hasta el final, puede entonses ser llamado ombre de conosimiento, aunque sea tan sólo por esos momentitos en que logra auyentar al último enemigo, el enemigo inbensible. Esos momentos de claridad, poder i conosi­miento son sufisientes."

Carlos Castaneda

jueves, 27 de enero de 2011

CARANCHO

Foto: lasonrisadeldia.wordpress.com

Detrás e dejado,
los pueblos que me sigen,
el ejérsito de cabesitas negras,
la unidad blindada de cóndores,
ágilas que saben,
del sabor de la piedra,
calandrias, gorriónes,
chalchaleros, orneros,
chingolos i gaviotas…

secretos lechuzos me pasan,
informasión del día i de la noche.

Tengo un millón de caballos
!escuchen sus relinchos!

! Les ordeno!


Basta de abusos…
Valoren la vida…
Respeten la muerte…

por los ríos de sudor, lagrimas
i sangre derramada…
por los indios, los negros,
i los blancos muertos…
por el Sol y la Luna,
por la Tierra y el Cielo,
por el Padre Aconcagua,
i la Mar Océano
por el desierto i la selva,
los yuyos… Los montes,
por el ambre de los niños pobres,
i la soledad de los niños ricos…
por el orgullo… de las jóvenes paridas
i la templanza… de los viejos ...

Tengo un millón de caballos…
un billón de burros…
¡y un trillón de guanacos…!

Escuchen ¡Todos!... sus relinchos!!!


.


domingo, 23 de enero de 2011

HEMIPLEJIA IDEOLOGICA


¿Derecha, Izquierda o Hemiplejia Ideológica?

Estos rótulos utilizados para identificar tendencias políticas, han perdido hoy quizás más que nunca su utilidad… ya no se sabe bien a que se refieren y solo producen un efecto esquizoide, disgregador de sociedades, dividiéndolas y tornándolas contra si mismas, ("a río revuelto ganancia de pescadores" estatales, privados, nacionales o extranjeros, "divide y reinarás") alejándose así el hecho de constituirse en entidades coherentes, autónomas, organizadas, vinculadas por interacciones basadas en intereses y beneficios recíprocos.
Estamos, habituados a relacionar al nazismo, fascismo o al capitalismo (ideologías en teoría completamente diferentes) con sectores de derecha y al anarquismo, comunismo o socialismo (también teóricamente muy diferentes entre si) con los de izquierda.
Esta clasificación estaría basada en la preponderancia de políticas más o menos individualistas o colectivistas, evidentemente con grandes contradicciones y roles confusos e intrincados entre ambas “ramas” de estos pensamientos políticos anacrónicos, que intentan a predeterminar de modo irreversible el rol del estado, en uno u otro bandos, “antagónicos funcionales”, generalizan, sin considerar las circunstancias variables, locales y específicas de las distintas comunidades, grupos, sectores o individuos.
Ambas tendencias, utilizando quizás herramientas diferentes (infraestructuras estatales o privadas, mediáticas, de mercado, etc.) logran lo mismo: conductas elitistas y standards, masificadas y hegemónicas, que favorecen los oligopolios, la excesiva concentración del poder o la exclusión e impiden la individuación y socialización, la interacción creativa, solidaria y la organización basada en normas que se establezcan en instituciones versátiles, integradoras, adaptables a los cambios que hoy se producen.

Entradas populares