miércoles, 19 de abril de 2017

LA CACERIA

Una mancha rojas,
me dijo que tu estabas, herida,
un perfume orín,
confirmó tu presencia,
en mi bombacha.
Comí tu flor y tu esencia,
mi boca quemó con tu ardor,
atún sin su lata barata,
manjar, elíxir, Dios,
vida en polvo orgánico,
aire en fuego de humo y beso,
tierra y agua vegetal,
calor en hielo y vino,
dulce miel de entrepierna,
azúcar suave de piel morena,
tierno aceite de ballena,
para nuestra lámpara,
de luz eterna.
Ave errante animal,
bestia salvaje,
de indómita osamenta,
te cazé cazaste,
con la punta de tu, mi flecha,
me desvestí, te vestí,
con tú mi piel mia,
me alimente de tu grasa,
suculenta el mis colmillos.
Penetré tu oscuro ojo trasero,
con mi dedo de luz y ví,
amor puro en tu ojo y el mio.
Vidrio molido de termo roto,
por el bruto caníbal bárbaro,
de frío culo y corazón blanco.
Que sabías tu de amor,
hasta que la viste desollada?
Ella te enseñó a bailar,
al ritmo de la tierra,
te hizo volar con sus plumas de paloma,
te hizo sudar cordero en sacrificio,
ella mostró susdientes
y caíste en vuelo profundo,
te elevó mientras te hundías,
en tu fuga por la vida de un día.
Pantera de brillante melena,
de luz inmaculiada,
si, te diste a otros
y yo no estaba,
no estaba,
no estaba,
tampoco estabas tú en mi falo,
tú te perdiste de mí,
yo me perdí de ti,
te busqué cuando nací,
por tierra mar y cielo,
presos detenidos, ausentes,
desaparecidos en vida.
Porqué a mi lado no naciste?
Acaso es porque no soy yo,
De tu rancia estirpe nativa?
Aún no acabo de acabarte,
aún no acabas de crearme.
Estás con él como antes,
estoy con ella mas estás en mí,
tú en la jaula de su circo,
yo en la celda de su zoológico.
Es momento de devorar domadores,
de suaves látigos y trampas,
es el instánte del ataque feróz,
basta ya de fugas.
Teman ellos de nosotros,
los animales salvajes!
Huyan ya en esta cacería,
están rodeados de amor,
no les queda alternativa,
tenemos las armas de la vida,
ustedes las de la muerte.
Así ganamos la lucha,
ahora los cuerpos,
vuelven a sus almas.

16/04/2016.

Dedicado a Josefina Rojas.

Duilion E. Brunello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares